LIDERAZO_EMPRESARIAL_COMO_MEJORAR_LA_PRODUCTIVIDAD_EN_TU_EMPRESA.jpg

Liderazgo empresarial: cómo mejorar la productividad en tu empresa

Escrito por Bi-Credit | julio 2017

La productividad no es cantidad, sino calidad de trabajo.

En Latinoamérica la gran mayoría de los empleados trabajan horas extra. El uso de los dispositivos móviles en horario no laboral para cuestiones laborales se ha incrementado más de un 100 por ciento (correo electrónico, Google Drive, etc) y ocho de cada diez latinos revisan su correspondencia digital antes de iniciar su jornada. ¿Y esto es realmente necesario?, ¿ha ayudado a incrementar la productividad?

La respuesta es sencilla: no. El trabajo adicional sólo da beneficios tangibles cuando es realmente necesario, el resto del tiempo solamente incrementa los niveles de estrés y da muy poco a cambio.

El verdadero liderazgo empresarial consiste en que el equipo tenga tiempo personal y de descanso optimizando las horas laborales. Aquí te compartimos algunos consejos para mejorar la productividad de tu empresa.

Llega antes

Si en lugar de perder valiosos minutos revisando el celular en tu casa mientras desayunas y te alistas, lo haces todo rápidamente y llegas unos 15 o 20 minutos antes a la oficina, para cuando el resto arribe ya habrás contestado más correos, tendrás un café en el estómago y planeado tu agenda.

Empieza por lo difícil

Deja al principio las juntas más complicadas y las tareas más extremas porque es cuando más energía tendrás y más lúcido estarás. El margen de error también se reduce dramáticamente.

Uno a la vez

Está científicamente comprobado que el multitask no funciona. Querer hacer varias cosas al mismo tiempo hace los procesos más complejos y aumenta las posibilidades de equivocaciones. Es mejor concentrarse en una sola tarea.

Haz pequeñas pausas

Dentro de tu agenda, considera pequeñas pausas para respirar. No tiene que ser demasiado. Cinco minutos cada tres horas refrescan tu mente y le dan energía al cerebro para los procesos creativos.

Aprende a decir “no”

Con una agenda sabrás las prioridades, así que no pasa nada si pospones lo que pueda posponerse de último momento. Esto no significa desatender las emergencias, sino saber en qué momento debemos decir que “no”, si estamos concentrados en algo prioritario.

Sé ordenado

No sólo debes tener un escritorio limpio con una planta fresca, el orden también está en tus archivos y documentos digitales. Usa carpetas clasificadas por tema, fecha o prioridad y en tu “Desktop” sólo deja lo más relevante.

Desconéctate

Nadie debe estar disponible el cien por ciento del tiempo. Herramientas como el correo o las redes sociales nos ayudan a acercarnos pero también nos distraen. Atiéndelos con disciplina cada cierto tiempo pero no estés permanentemente conectado.

Delega

Hay actividades administrativas o mecánicas que puede hacer alguien más. Delega estas cosas en alguien de tu equipo o en servicios de outsourcing. Por ejemplo el uso de una tarjeta de crédito empresarial hará parte de la contabilidad por ti, sin necesidad de pagar más. No se trata de un gasto, sino de una inversión que te permitirá concentrarte en lo realmente importante.

¿Ya solicitaste tu tarjeta de crédito empresarial? Te invitamos a conocer más de los beneficios que puedes obtener con las tarjetas crédito empresariales de Banco Industrial.

 

Temas: Liderazgo

haz una cita con uno de nuestros asesores

Suscríbete al blog para recibir información semanalmente acerca de cómo llevar tu negocio al siguiente nivel