COMO_LOGRAR_QUE_UNA_EMPRESA_FUNCIONE_SIN_DUENO_1.jpg

Cómo administrar una pyme sin que el dueño esté presente

Escrito por Nicolle Arroyave | mayo 2016

Una pequeña y mediana empresa (Pyme) debe funcionar por sí sola, sin que su dueño esté presente.

En el aprendizaje de cómo administrar una pyme estamos en un proceso de prueba y error. No sabemos exactamente a dónde vamos y tampoco sabemos cómo lo haremos. Una cosa queda clara: la empresa debe caminar por sí sola.

Los proyectos empresariales son como hijos a los que debemos criar y enseñar para que puedan desenvolverse por sí mismos. Todos hemos soñado con tener un negocio que haga dinero por nosotros mientras estamos en otras cosas y aunque no es sencillo, es posible.

Hay tres pasos principales que debes dar antes de tener una pyme que camine sola y lo haga bien.

1. Autosuficiencia

El negocio debe ser escalable. Esto significa que pueda crecer sin más miembros y que no dependa de ti. Como mencionamos anteriormente, hay que saber a dónde vamos y por cuál camino nos iremos.

Esta es la etapa donde trazamos el modelo de negocio que queremos crear y para ello hay una cantidad de factores tales como conocimiento del mercado y de nuestro producto.

2. Enfoque

Los consejos para negocios más básicos señalan que el servicio que debemos ofrecer sea muy claro y específico. Eso nos dará una ventaja en el mercado que debemos aprovechar.

No podemos aspirar a tener una pyme escalable si no estamos enfocados en el producto ya que si se conocen los procesos, serán claros para todos, no importa que no tenga experiencia en la empresa.

3. Crear e impulsar talento

No todos tienen la misma preparación en la pyme, así que es bueno que vayas preparando a tu equipo para hacerse cargo de otras áreas.

La capacitación cuesta, pero es más caro tener un equipo ignorante, así que vale la pena que vayas invirtiendo en crear nuevos talentos que se hagan cargo del mismo negocio o que sean las puntas de la expansión.

Piensa en que tu estructura administrativa sea clara y flexible. Hay cosas que no deben moverse pero hay otras que debemos adaptar. Por ejemplo hablemos de la estructura del cuerpo humano. El esqueleto no se mueve en absoluto, pero la piel es dócil para adaptarse a los cambios. Así debemos considerar nuestra empresa.

El desarrollo de una pyme depende generalmente de pocas personas, pero estas deben ser lo suficientemente ágiles para sortear cualquier problema en el camino a la consolidación. Y, aunque tú no estés ahí, eso no debe representar problema alguno.

¿Ya solicitaste tu tarjeta de crédito empresarial? Te invitamos a conocer más de los beneficios que puedes obtener con las tarjetas crédito empresariales de Banco Industrial.

 

Temas: Emprendimiento

New Call-to-action

Suscríbete al blog para recibir información semanalmente acerca de cómo llevar tu negocio al siguiente nivel