3_ENERO_REDUCE_LOS_COSTOS_EMPRESARIALES_DE_UNA_MANERA_INTELIGENTE.jpg

Cómo reducir costos empresariales de una manera inteligente

Escrito por Bi-Credit | enero 2017

Recortar gastos de todas las operaciones puede sonar justo pero no tiene sentido. La reducción selectiva realmente logra resultados en la búsqueda de cómo reducir costos en una empresa.
Según un estudio de Harvard Business School, ocho de cada diez empresas han recortado gastos a nivel mundial, pero sólo un treinta por ciento admite que esto está ayudando a la organización. Es decir, están buscando cómo reducir costos pero no lo están haciendo adecuadamente.

En una crisis, las empresas deben enfocarse en su supervivencia, pero en medio del pánico suelen tomar malas decisiones como hacer recortes generales.

Las reducciones precipitadas tienen un alto costo a largo plazo, pues algunas fortalezas de la organización quedan difuminadas, por decir lo menos.

Este es un ejemplo de cómo reducir costos empresariales no siempre sale bien:

Una empresa quería ahorrar de manera urgente y pidió a todas sus áreas un recorte del veinte por ciento en sus operaciones. Esto impactó en el área de desarrollo e innovación y dejaron ir capital humano que podría haberlos salvado de la quiebra (sí, desafortunadamente quebraron porque dejaron de ofrecer ventajas a sus clientes).

En este caso, en lugar de pegarle a esta área, debieron fortalecerla. La palabra clave es “estrategia”.

Una mejor manera es hacer la reducción de costos pensando en si se puede reestructurar el negocio para aprovechar las tendencias actuales, por ejemplo dejar de hacer un producto y comenzar con algo nuevo en el mercado.

Las amenazas crecen con la consolidación de la competencia, así que el análisis debe considerar los resultados de los demás y la situación externa.

Hay que entender qué actividades impulsan nuestro valor y cuáles lo merman. Las organizaciones deben invertir en actividades que reduzcan los costos en un tiempo razonable pero no hay que dejarse llevar por la prisa.

Otro ejemplo dramático es aquella empresa que colaboraba con un gobierno en temas ambientales. Cuando llegó la crisis recortó el presupuesto de cabildeo y política, lo que eventualmente impactó en los negocios futuros y a la postre se quedó sin esta relación comercial. Al depender tanto de un solo cliente, su extinción llegó al igual que las especies que se dedicaban a estudiar. Es decir, el ahorro obtenido en este rubro, al final resultó contraproducente.

Cuando el recorte de costos es apropiado, las compañías experimentan una estabilidad antes de lo previsto. Identificar los ahorros es clave para que estos realmente se vean reflejados en las finanzas de la empresa.

Los esfuerzos mal canalizados terminan por afectar, mientras que las acciones bien pensadas darán por lo menos los resultados esperados.

¿Ya solicitaste tu tarjeta de crédito empresarial? Te invitamos a conocer más de los beneficios que puedes obtener con las tarjetas crédito empresariales de Banco Industrial.

 

Temas: Reducción de costos

Tarjeta de credito empresarial

Suscríbete al blog para recibir información semanalmente acerca de cómo llevar tu negocio al siguiente nivel