Quedarse sin efectivo

Si tu empresa está en crecimiento, evita quedarte sin efectivo

Escrito por Nicolle Arroyave | enero 2016

Cuando las ventas y las utilidades están creciendo, la mayoría de empresarios creen que su negocio es infalible. Sin embargo, se puede tener utilidades y al mismo tiempo estar muy cerca de declararse en quiebra.

Si estas preguntándote cómo, la respuesta corta es que cuando una empresa crece, se vuelve más compleja... y puede correr el riesgo de quedarse sin efectivo.

Con pocos clientes es más sencillo tener el control completo de cada pago. Mientras crece la base de clientes, uno como empresario está completamente enfocado en seguir entregando productos y servicios que agreguen valor y puede descuidar la administración de cuentas por cobrar. Este es el error crítico que hace que muchas empresas en crecimiento quiebren.

Agreguemos esta complejidad: Los clientes nuevos pueden incluso tener diferentes estructuras de pagos. Por ejemplo, algunos insistirán en saldar a 60 días, pero los compromisos de pagos del empresario -como la renta, planilla, la compra de inventario y otras deudas- deben estar cancelados en 30 días.

Esta situación presenta un problema ya que el cobro de las ventas podría tardar 30 días más, mientras los pagos en efectivo -otras compras de insumos, gastos en inventario, pagos de impuestos, etc.- tienen que hacerse hoy.

Muchas empresas no lo notan pero uno de los principales problemas del crecimiento es que la recuperación de las cuentas por cobrar (ingreso de efectivo) sucederá luego de que tenga que realizar la inversión en materia prima o producto terminado para la venta. Por lo tanto las empresas deben tener suficientes recursos para administrar este crecimiento.

El manejo de efectivo tiene que ser una prioridad para un negocio en crecimiento. De tal forma que para evitar que tu empresa se quede sin efectivo, te damos algunas sugerencias:

  1. Saber siempre cuánto efectivo hay en la cuenta de banco de tu negocio
  2. Para tu planificación, cada mes, al monto total de tu saldo de la cuenta bancaria, sumar las cuentas por cobrar recaudadas y restar todos los pagos por hacer en ese periodo
  3. Nunca asumir que te van a pagar exactamente cuándo te dijeron. Existen atrasos y debes estar preparado
  4. Usar mecanismos para extender tus ciclos de efectivo. Por ejemplo, usar una tarjeta de crédito corporativa para tener más días de crédito en tus pagos y alinear los ingresos y salidas de efectivo, o manejar una política de créditos con tus proveedores
  5. Estar preparado para emergencias. Existen productos financieros como un préstamo de corto plazo -llamado crédito revolvente- que puede proveer efectivo de forma inmediata para realizar un pago y solo genera intereses en los días que tarda en pagar el monto que ocupe
  6. Factoraje de facturas (conocido como factoring en inglés)
  7. Para disminuir los días de crédito de un cliente, te proponemos usar políticas de descuento por pronto pago

Si tu haces uso de algunas de estas sugerencias, estarás protegiendo la continuidad de tu negocio.

¿Ya solicitaste tu tarjeta de crédito empresarial? Te invitamos a conocer más de los beneficios que puedes obtener con las tarjetas crédito empresariales de Banco Industrial.
Soluciones empresariales Bi-Credit 

Temas: Emprendimiento

Cómo financiar tu negocio

Suscríbete al blog para recibir información semanalmente acerca de cómo llevar tu negocio al siguiente nivel