26_AGOSTO_2_COMO_USAR_UNA_TARJETA_DE_CREDITO_EMPRESARIAL_PARA_MEJORAR_EL_PRESUPUESTO.jpg

Usar una tarjeta de crédito empresarial para mejorar el presupuesto

Escrito por Bi-Credit | septiembre 2016

 Bien utilizada, una tarjeta de crédito corporativa puede ser una aliada en el proceso de hacer un presupuesto.

Con una tarjeta de crédito empresarial es fácil resolver problemas de liquidez pero también es sencillo caer en tentaciones.

Esta herramienta puede ayudar a mantener un control pues lleva un registro detallado tanto de salidas como de entradas.

¿Por qué debo utilizarlas?

Historial. Te ayudará a crear un expediente que podrá ser revisado tanto por clientes como por proveedores, lo cual será una herramienta para cerrar negocios.

Efectivo. El flujo de efectivo siempre es un problema para las empresas, pero no así para aquellas que cuentan con una línea de crédito abierta permanentemente.

Situación complicada. Las emergencias con una tarjeta de crédito en la mano se enfrentan de mejor manera. 

Control. El proceso administrativo es más llevadero y preciso gracias al control que tienen los propios bancos.

¿Cómo debo usarlas?

Rastreo: Necesitas hacer un seguimiento de todo lo que gastas para así poder tener un presupuesto. No son pocas las tarjetas que te permiten organizar de acuerdo al tipo de transacciones.

Por ejemplo si se trata de un viaje de negocios, siempre tendrás la opción de separar tus cuentas para fines administrativos. Esto siempre es útil en cada corte pues permite al usuario hacer sus propios planes y contabilizarlos por separado. Si la tarjeta no lo hace, existen programas o aplicaciones para seguir tus números. En este caso debes asegurarte que cuentes con clasificaciones correctas para evitar sesgos.

Monitoreo: Es conveniente revisar las transacciones de manera mensual o semanal, tal y como lo haces con el presupuesto. No se pierde nada y se pueden tomar decisiones para mantener el rumbo. Mientras más frecuente sea, más fácil es recomponer el camino cuando sea necesario.

Límites: Hay tarjetas que ofrecen establecer límites. Si no confías en la autolimitación, esa puede ser una solución para que el presupuesto no se salga de tus manos. Incluso existen software sencillos de contabilidad que rigen un control estricto en este tema. Esto es conveniente cuando hay varios usuarios o administradores de la misma línea de crédito.

Los reportes mensuales o semanales han probado su eficacia más allá de los cortes anuales o proyecciones presupuestales, pues es como medir la temperatura de un enfermo cada hora y tener la medicina a la mano para suministrarla.

La gestión del presupuesto tiene un factor humano y eso está bien, pero hay ocasiones en que se deben fijar topes para evitar que todo se salga de control.

¿Ya solicitaste tu tarjeta de crédito empresarial? Te invitamos a conocer más de los beneficios que puedes obtener con las tarjetas crédito empresariales de Banco Industrial.

Temas: Finanzas Empresariales

New Call-to-action

Suscríbete al blog para recibir información semanalmente acerca de cómo llevar tu negocio al siguiente nivel