Regresar a www.bi.com.gt

Bombillas de bajo consumo

Escrito por Banco Industrial

Cuenta Chica Banco Industrial

La iluminación es quizá el más antiguo y extendido uso de la energía pero también donde mayores porcentajes de ahorro podemos conseguir.

Existen distintos tipos de bombillas según tecnología.

- Las bombillas fluorescentes, generalmente conocidas como "de bajo consumo", consiguen un gran ahorro pero les cuesta encenderse (tarda unos segundos en dar toda su luz), por lo que son adecuadas en lugares donde la luz está mucho tiempo encendida.

- Las bombillas halógenas de bajo consumo ahorran mucho menos pero arrancan de forma instantánea, por lo que son adecuadas para lugares en que la luz esté poco tiempo encendida, como el baño o un pasillo.

- Por último, las bombillas LED ahorran mucho y el encendido es instantáneo, pero el precio es muy elevado, por lo que, de momento, son adecuadas para lugares donde la luz esté mucho tiempo encendida y sea muy difícil cambiarlas (por altura, acceso, etc.)

Apaga la luz al salir de una habitación


Cuenta Chica Banco Industrial

Si quieres reducir tu consumo de electricidad, la primera medida es instaurar como regla familiar que cada vez que una persona abandona una habitación debe apagar la luz. Aunque parezca sencillo, en muchas viviendas suelen quedarse luces prendidas incluso en horas del día.

Desconecta los aparatos eléctricos que no utilizas

 Cuenta Chica Banco Industrial

Es del conocimiento de todos que los electrodomésticos continúan consumiendo una pequeña cantidad de energía cuando están apagados pero aún conectados.

Una solución es desenchufar los aparatos electrónicos y cargadores cuando no los está usando. O puede conectarlos a un tomacorriente múltiple el cual apague siempre que quiera interrumpir completamente el consumo de energía de sus electrodomésticos.

Evita utilizar agua caliente al ducharte

 Cuenta Chica Banco Industrial

El agua caliente supone el 26% del consumo energético de una vivienda normal. Por eso, cualquier mejora en el hogar o cualquier cambio de costumbres puede ayudarnos a bajar los dígitos de la factura.

Fuente

¡Queremos escucharte!