Blog Bi

¡No te pierdas nuestro nuevo contenido!

Suscríbete al Blog Bi y recibe mensualmente las noticias más relevantes en tu correo.

Gracias por suscribirte a nuestro blog

Artículos de interés • Banco Industrial

Compartir:

InBItados con Soy Rada y la serendipia


En esta ocasión, InBItados, de Banco Industrial, compartió un mensaje de valor con Soy Rada y la conductora Verónica de León Regil. También BI dio una gran noticia para los chiquitos de la casa, porque pronto estará disponible la plataforma InBItados Kids.

El artista argentino Soy Rada habló de la serendipia y su viaje por la vida. Definió este concepto como un hecho afortunado que sucede cuando no se está buscando, que cambia el rumbo de las cosas y presenta nuevas oportunidades, nuevos trabajos y caminos qué transitar.

Contó que, cuando conoció esa palabra, empezó a detectarla, a buscarla e identificarla. Esas serendipias hicieron que tomara caminos que no estaban pensados y que lo llevaron a donde se encuentra. Ya no espera nada, sino que se fija en lo que la que la vida propone y, en consecuencia, trabaja duro para que las cosas sucedan.

“Me encanta contar historias; me encanta escuchar historias”

Soy Rada está convencido de que todas las historias son interesantes para contar, y todas ellas llevan a un lugar de tranquilidad que representa crecimiento para el que la cuenta y para el que la escucha. Por eso, compartió su historia; quiere que sirva para que cada uno analice su propia historia.

A los 7 años fue su primera serendipia con el maestro de música Tito Piqué. Fue porque un amigo y su hermano asistían. Tito lo inició en la música y el escenario. Viajaban por el país tocando un estilo de música particular, así que aprendió que las cosas hay que hacerlas. Si se es capaz, solo se hacen, y si no, hay que encontrar la manera de hacerlas bien.

 

 

La segunda serendipia fue un conflicto con Santa Claus. Soy Rada quería de regalo un camión. Se lo pidió dos años seguidos, pero sus padres no podían comprarlo. El segundo año recibió como regalo una caja de magia. Así fue como, a los 8 años nació en Bahía Blanca el mago Radagast.

Este arte lo obsesionó y, con 12 años, empezó a trabajar de mago. Se preparó duro y, gracias a su peculiar estilo, se puso de moda en su pueblo natal. A los 19 migró a la gran ciudad, Buenos Aires; a los 21, llegó su tercera serendipia: su hija Bianca. Ella cambió su vida.

También en Buenos Aires, gracias a su voluntad y toque personal, empezó a generar un nombre en la magia. Pero en la cima de su carrera se angustió porque se había olvidado de jugar. Fue diagnosticado con depresión y no salió de ella hasta que apareció la siguiente serendipia: las redes sociales y el stand up.

Alguien le dijo: no busques ser el mejor mago, sino el mejor Rada que hay. Así que volvió a jugar y nació el nuevo Rada. Aprendió que, “cuando más abiertos estamos a olvidarnos del objetivo y sí a transcurrir el camino, estamos más dispuestos a recibir y a detectar esas serendipias que se nos van proponiendo en la vida”. Ya que, si una persona se enfoca solo en el objetivo, no ve otras cosas que son más interesantes.

“Todos los días se puede escribir una hoja nueva.”

Como conclusión, para Soy Rada no hay caminos posibles si no se transitan con el corazón y no se hacen con honestidad y con gratitud. Sugiere que, si se hace algo, hay que hacerlo con todo. Hay que aprender a reírse de sí mismo y tomarse el tiempo para reflexionar, perdonarse y consentirse, porque las cosas perfectas son aburridas y la vida da todos los días una hoja en blanco para poder escribir en ella.



Artículos de interés • Banco Industrial

Compartir:

Artículos relacionados